Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más.

Ocaso y olvido

Aquellos eran tiempos de luz, de ciudades ancestrales y bestias aladas surcando los cielos. Había rebaños de ovejas albinas y manadas de lobos de lomo verdoso, pesca en los ríos y mares y una muerte segura si te adentrabas en ellos. Eran los tiempos en que los antiguos dioses se encontraban solo en los libros viejos y polvorientos, pues la edad de la razón se había impuesto y las religiones se diluyeron hasta solo formar parte del folclore. Eran los tiempos en que los senderos de la magia y la hechicería se habían ido olvidando, y con el olvido, su razón de ser.

Tiempos de luz, de ciudades ancestrales y bestias aladas

Y en esos tiempos, la tríada de razas superiores, que solo habían conocido la guerra entre ellos, se cansaron y encontraron la paz sin buscarla. Y es que los Mephistis, Behemis y Luzbelis descubrieron mejores formas de ocupar su tiempo, un tiempo que podía alcanzar el milenio en cada generación, y por tanto, dejaron el apremio apartado en un rincón.

Leer más…

He cambiado (o lo que he llamado «el efecto Crenshinibon»)

Antes de entrar en materia quiero hablaros de Crenshinibon.

Leer más…

La entrevista

Tengo un amigo, que conocí cuando él era un chaval imberbe (en este detalle no ha cambiado), que me sorprendió hace un tiempo. Había empezado un podcast, sin más aspiraciones que entrevistar personas que se abran a contar su experiencia humana, vivencias y aprendizajes. Me preguntó si estaría dispuesto a enfrentarme al reto de ser entrevistado y no dudé: yo por ti…

Recreación literal
Leer más…

Opiniones

Todas las opiniones no son respetables, lo que es respetable es tu derecho a opinar. Se ha luchado por tener un derecho a opinar, pero las opiniones pueden no ser respetadas e incluso censuradas/rebatidas. Una cosa es opinar y otra bien distinta que una opinión se deba tener en cuenta. Yo puedo opinar sobre la necesidad de introducir un condensador de fluzo en los motores de combustión, pero esa opinión puede ser un chorrada. ¿qué vale mi opinión al respecto?

Lo que importa son las opiniones de quienes tienen conocimientos sobre un tema. ¿Hemos de tener en cuenta la opinión de un presentador de TV o de un entrenador de fútbol, o de una famoso, sobre lo que opine del coronavirus? En principio no. ¿Hemos de tener en cuenta la opinión de un entrenador de fútbol sobre el actual sistema de partidos? Pues en principio sí.

¿Alguien opina distinto?

La oposición (lo que no se ve)

Cuando pensamos en una oposición, la imagen más recurrente es ver a alguien sentado a una mesa, con una pila de libros y apuntes de dos palmos y un flexo encendido 16 horas al día. En la habitación, si el opositor tiene la suerte de disponer de un espacio propio y aislado, puede estar sonando una canción chillout, o música tranquila, e incluso algún rarito que se pone sonidos de la naturaleza para estudiar. La taza de té humeante a una lado de la mesa, junto con los subrayadores de colores, mientras hace girar de forma distraída un boli con los dedos.

Leer más…

La oposición

Qué extraño se hace volver a escribir en el blog, volver a enfrentarme a la hoja en blanco, pero sin la práctica que ya tenía. Las dudas vuelven: ¿cómo lo enfoco?¿qué pongo y cómo lo enlazo?¿Por qué escribo de nuevo? Todo esto estaba bastante superado unos años atrás, pero es como volver a empezar. ¿Vale la pena?

Leer más…

Extracto de «Los que sueñan», de Elio Quiroga

Hoy os traigo un extracto de la novela que estoy leyendo. Este fragmento poco tiene que ver con la historia en sí, y aparece relatado como parte de un libro que escribió el personaje principal, Dante Tejera. Os recomiendo el libro 100%.

 

Sobre las religiones de libro y la ciencia

«—El científico moderno no blasona de saberlo todo; se limita a afirmar que sabe más que sus predecesores, y sus explicaciones naturalistas parecen eficaces. No podemos beneficiarnos de la ciencia moderna y conservar al mismo tiempo la cosmología del hombre de las cavernas. Está usted atando a Dios a la ignorancia humana. En mi opinión, señor Kohler, él ha permanecido demasiado tiempo atado a ella.»

Roger Lambert, La versión de Roger,

John Updike, 1986-1988

Plaza & Janés. p. 73

Leer más…

Adagio de diamantes

Este mes pasado un nuevo relato mío quedó ganador del reto mensual de fantasitura.com y fue de nuevo con un relato antiguo. Esta vez fue por un solo punto. Pero eso es lo de menos, lo que me gustó fue los comentarios positivos que pude leer.

Para después del relato he dejado un pequeño «Cómo se hizo». Que lo disfrutéis.

220px-Marina_Semjonova

Leer más…

Viaje a los Senderos de los Muertos

No debería haber aceptado ese trabajo. No debería, pero tampoco tenía otra opción. Si Malquis de la Hidra se presenta un día en tu oficina y te dice que le acompañes, pues lo haces y punto. Si el quinto miembro más importante —y eso significa poderoso— de la Casa Hidra se presenta en tu oficina, al menos debes escuchar sumiso su propuesta. Y cuando estaba a punto de mandarlo a hacer gárgaras con una solución de azufre, me ofreció veinte mil imperiales. ¡Veinte mil imperiales! Mi sueldo de diez años concentrado en un solo trabajo. Claro que las posibilidades de disfrutar de ese dinero eran minúsculas. Pero, ¿sabéis? Uno no llega a montar su propio negocio si no corre riesgos. Sí, vale, esta vez entrañaba demasiado riesgo, así que le pedí el doble. Era casi como rechazar el trabajo.
Me quedé sin réplica cuando el muy hijo de puta aceptó. Resignado, no tuve otra que aceptar.
—Tengo una pregunta. Bueno, en realidad tengo muchas, pero esta me lo está haciendo pasar realmente mal —dije—. ¿Por qué yo?
—Bueno, Konstantin, es usted un menor con muchos recursos, y para esta misión se requieren algunos de ellos. Leer más…

El temor

El Temor

El temor se aleja cuando el guerrero empuña su espada, pero hay temores que viven dentro de él. Todo guerrero lleva dentro el temor a estar solo, el temor al fracaso, a la opinión de los demás, al dolor. A veces teme escuchar la verdad pensando que no la soportará. Teme a la muerte, al odio de la gente, al ridículo; teme al paso del tiempo, a verse viejos de pronto en el espejo, teme al pasado aunque reconoce en él la razón de su hoy.

Pero el guerrero hoy habló con su interior y sus temores se disiparon. Los ojos del alma vieron claramente y ahora ya no teme.

El guerrero ahora ya no teme a la soledad, porque se ama más así mismo, y sabe que en realidad nunca se esta completamente solo en el mundo, no existe lugar donde el hombre pueda estar solo.

Ahora no teme al fracaso, porque entiende que únicamente se fracasa si no se intentan las cosas. No teme a lo que opinaran de él los demás, porque sabe que de todos modos la gente siempre hablara, aun cuando haga las cosas bien.

Ya no teme al rechazo porque siempre se tendrá a sí mismo.

El dolor ya no lo aterra porque sabe que es necesario para crecer,como también sabe que no hay dolor que sea eterno.

Ya no teme escuchar la verdad, porque entiende que es mil veces mejor escuchar una verdad que duela, que la fealdad de las mentiras.

No, ya no tiene miedo a la muerte. Ahora puede mirarla a los ojos, sabe que no es el final, sino el comienzo de otro camino.

Ya no teme al odio de la gente, porque entiende que es no es otra cosa más que ignorancia de un alma amargada y sin luz.

No teme al ridículo, porque ha aprendido a reírse de sí mismo.

Ya no teme al paso del tiempo, ni a verse viejo en el espejo, porque ha entendido que así se gana la sabiduría.

No teme lo pasado, ni a los recuerdos duros, porque no pueden herirlo más.

«Comprendí la verdad de mis temores. Ahora sé que nunca se esta a oscuras como en esta noche, que aunque no lo veamos, siempre hay luz en las estrellas».

Navegador de artículos