Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más

Archivo para la etiqueta “amor”

En un rincón de la casa

Dada mi escasez productiva de los últimos meses, le he pedido prestado a un amigo uno de sus relatos, como viene siendo habitual últimamente. Màrius es un valenciano exiliado al que considero uno de los mejores escritores amateus que he leído. Os dejo con un relato melancólico en el que con muy poco nos construye todo un mundo de sentimientos.

Disfrutadlo.

Clara

Supongo que siempre había estado ahí, que ya la había visto antes; el caso es que solamente reparé en ella aquel día en que asaltaron el banco y los dos nos encontramos, por un momento, siendo silenciosos rehenes. Ella era una de las empleadas y lograba pasar desapercibida aun con mayor destreza que yo.

Nos hicieron tumbar en el suelo, la mayoría de la gente gimoteaba, algunos a duras penas pudieron reprimir un grito, un sollozo y, como viene siendo costumbre en mí, yo dediqué ese tiempo a extrañarme por las cosas más intrascendentes, como lo mal que conjuntaba el jersey y la falda de la señora que temblaba de miedo a mi lado, o, por ejemplo, recuerdo que me dio por mirar a uno de los atracadores, que llevaba el pelo recogido aun sin ser éste del todo largo, imaginé que ese hombre no veía el momento de hacerse una buena coleta, que seguramente se miraba todos los días al espejo, ansiando el bendito día en que la guedeja le quedase holgada. Leer más…

Papá, quiero ser bailarina

Hace un tiempo vi este vídeo a través de un contacto de Facebook. Me gustó mucho por lo que transmite, ese escalón enorme que nos separa como adultos de los niños. La vorágine de nuestro día a día de adultos nos hace perder el norte y olvidar que los niños son, eso, niños, y deben de comportarse como tal. Si tiene que haber algún Fernando Alonso o Rafa Nadal, que sea porque el propio niño lo pide. No proyectemos en nuestros hijos lo que nos gustaría haber sido o lo que queremos que sean, o a qué se deben dedicar, sino que busquen su propio camino. Leer más…

La brutalidad de un hombre sin amor

Hola amigos. Esta vez vuelvo a traeros un relato que no es mí pero me hubiese gustado escribir a mí. Es un relato de temática post-apocalíptica ganador del reto de Septiembre. Nuevamente, el autor me ha dado permiso para publicarlo en el blog. Sin más preámbulos os dejo leer…

brutalidad_hombre_sin_amor

Leer más…

Las dos mitades

mascara11

Marina estaba terminando de decorar otra de las cartas de amor que le dejaba a su amado. Una hoja cuadriculada que tenía escritos sus sentimientos y deseos, doblada dos veces, y cerrada con una pequeña cinta de celo. En su carátula estaba dibujando la terraza de una cafetería y un par de personas, sin rostro, sentadas una al frente de la otra y cogidas de las manos.

Cuando hacía eso siempre le echaba la bronca. Sabía que le encantaban las cartas que le escribía, pero no que lo hiciese durante la clase de matemáticas. Él siempre le decía que tenía que atender, que las matemáticas eran muy fáciles cuando se entendían, y para entenderlas había que prestar atención. Sonrió al recordar aquello, y deseó que terminasen las clases para encontrarse con él por la tarde, sentirse libre y dejar de actuar. Leer más…

De amores imposibles

Hace poco me participé en una propuesta de relato para hacer una historia de amor, de no más de tres mil palabras. En un intento de crear algo diferente, escribí un relato que no me terminó de gustar. A diferencia de los profesionales, que tiran de oficio, yo funciono por impulsos de inspiración, cuando tengo que escribir sobre un tema, no suele salir bien. Hay una excepción: en fantasía épica, que conozco bien, la cosa me sale mejor. Pero en esta ocasión escribí dos relatos, pero tuve que elegir uno para presentar. Os cuelgo primero el descartado, ese experimento fallido, por saber también vuestra opinión y ver si me ayudáis a mejorarlo. Sin más dilación, ahí va “De amores imposibles”.

fuego Leer más…

Planos perceptivos

En el terreno de la convivencia conyugal es importante conocer el plano perceptivo en el cual la otra persona se muestra receptiva a nuestras manifestaciones de afecto. Ciertas personas necesitan muestras de amor visibles, característica muy conocida y explotada por publicitarios. Otras necesitan oir palabras amorosas, y hay que repetírselas a menudo. Por último está el grupo de quienes se inquietan si no se les expresa continuamente el amor de forma sensible. La relación de pareja puede tornarse muy problemática si existen diferencias en los sistemas perceptivos a la hora de mostrar y recibir el amor. Es comprensible que una persona del tipo cinestésico llegue a sentirse molesta por tener que decirle palabras de amor a su pareja una y otra vez. Una persona del tipo auditivo puede sentirse decepcionado ante una esposa que no cese de exigirle muestras de afecto visibles, y ésta, a su vez, puede interpretar los hechos de manera distinta, a saber: al no recibir muestras de afecto a través del canal “correcto”, empieza a sentirse insegura y a dudar de los sentimientos de su compañero.

Aprendiz de Brujo

Expectativa de felicidad

Hoy tomo prestadas unas palabras de Jorge Bucay que me parecen muy interesantes y que comparto.

Quizás la expectativa de felicidad instantánea que solemos endilgarle al vínculo de pareja, este deseo de exultancia, se deba a un estiramiento ilusorio del instante de enamoramiento.

Cuando uno se enamora en realidad no ve al otro en su totalidad, sino que el otro funciona como una pantalla donde el enamorado proyecta sus aspectos idealizados. Leer más…

¿Qué quedará de mi?

papa-e-hijo-caminando-por-la-playa-tomados-de-la-manoHola Leire. Hoy te voy a hablar de algo que siempre causa incomodidad. Supongo que tarde o temprano te asaltarán preguntas o dudas sobre la muerte. Yo te voy a dar mi punto de vista, que aunque puede parecer desolador, al fin y al cabo es lo que pienso en estos momentos. He de decirte que no siempre pensé así y puede que cambie de opinión, pero creo que es una buena reflexión para que me conozcas un poco mejor.
Leer más…

La historia del tren de Tokio

El tren crujió con sus ruidos metálicos a través de los suburbios de Tokio en un mediodía soñoliento de primavera. Nuestro vagón estaba relativamente vacío – unas pocas amas de casa con sus hijos a remolque, ancianos que iban de compras y algún joven. Yo iba mirando ausente las casas parduzcas y las hileras de arbustos polvorientos. En una estación se abrieron las puertas, y la tranquilidad de la tarde quedó hecha añicos: un hombre que vociferaba maldiciones violentas e incomprensibles entró en el vagón haciendo eses. Levaba ropas de obrero, eran grande y estaba borracho y mugriento. Leer más…

Amor (III)

Tenemos la extraña idea de que el amor es algo que debe durar eternamente, pero el amor no funciona así. El amor es una energía libre que viene y se va a su antojo. A veces perdura durante toda una vida, otra sólo nos acompaña durante unos segundos, días, meses o años. No podemos tenerle miedo al amor simplemente porque nos haga vulnerables, y tampoco podemos sorprendernos cuando nos abandona. Lo único que podemos hacer es agradecer el hecho de haber podido experimentarlo.

Neil Strauss, El Método.

Navegador de artículos