Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más

Archivar para el mes “junio, 2013”

Aplastado, derrotado, pulverizado

En mi país yo camino por la calle, voy a comer en cualquier lado sin la parafernalia de los hombres de Estado. No quiere decir que no tenga rosarios y puede que también algún enemigo, pero al fin y al cabo morir te vas a morir y no hay que vivir temblándole a todo. Al fin y al cabo la vida ha sido muy generosa conmigo. Soy un luchador social lo he sido toda mi vida, ahora estoy en esta changuita de presidente que nunca pensé, pero el juego de la vida se dio así. Pertenezco a una generación que quiso cambiar el mundo, fui aplastado, derrotado, pulverizado, pero sigo soñando que vale la pena luchar para que la gente pueda vivir un poco mejor y con un mayor sentido de igualdad. El hombre tiene recursos para crear un mundo mejor, mucho más rico en cultura y conocimiento

José Mujica

Anuncios

La torre de Krivus (II)

(Si no has leído la primera parte, es mejor que empieces por la primera parte).

El canto de los pájaros y el zumbido de los insectos desaparecieron de repente y en su piel notaron la frescura del lugar. Tardaron unos segundos en habituarse a la penumbra del interior de la torre, asustados como estaban por una entrada tan repentina. Pensaban que al haber entrado de sopetón alguien podría asustarse; pero los únicos asustados eran los tres chicos, aunque Kal lo disimulaba mucho mejor. Se paseó por la sala con soltura, ocultando su temor y mudó su rostro a una mueca haciéndole una burla a uno de los cadáveres en un intento de demostrarles que no había nada que temer.
Iriana contemplaba con espanto al guerrero tumbado en el suelo y que era el objeto de la burla de su hermano. Su cuerpo estaba cubierto por una armadura que reproducía las escamas de algún reptil, y que en su desbocada imaginación, la joven lo atribuyó a un dragón. Un escudo redondo y una espada ancha yacían junto a cada una de sus manos. Desde aquella distancia no podía verse mucho más. Leer más…

Récord inesperado III

¡5.000 visitas!

Parece mentira para un blog con tan poca publicidad, intimista casi. Pero es bonito ver como ha ido creciendo poco a poco, como mis hijas. No eres consciente hasta que alguien nuevo, que no conoces de nada, decide seguir el blog y que le lleguen las nuevas publicaciones. Como con mis hijas, no eres consciente hasta que dicen una palabra nueva, o la otra explica un razonamiento que no les habías escuchado antes. En definitiva, crecen.

Según las estadísticas, la mayoría de gente que llega al blog es por casualidad. Alguna búsqueda en google los trae hasta aquí, pero lo normal es que no encuentren lo que buscan. Pero hay otros, que por casualidades o por algún comentario que dejo en algún blog, se acerca y se queda. Y eso hace que una disimulada sonrisa se dibuje en mi rostro.

Tan solo espero seguir mucho tiempo publicando en este blog, tanto relatos como reflexiones, y agradeceros que gastéis parte de vuestro preciado tiempo en leer lo que escribe un pez anónimo más en el inmenso océano de la Red.

Un saludo

La torre de Krivus (I)

Torre de Krivus

—¡No huyas, maldito adorador de Máscara!
—¡Ja, ja! ¡No podrás atraparme nunca!
Kal corría a través del bosque esquivando las ramas bajas con agilidad y evitaba las ya conocidas zarzamoras. En ocasiones parecía un lince, en otras un ciervo. Llevaba tantos años corriendo por aquel bosque que parecía que se supiese de memoria dónde dar un salto, dónde acelerar o frenar y cuándo agachar la cabeza. El movimiento de su pelo, liso y en melena corta, era como la estela de un fuego fatuo huyendo a través del pantano. Leer más…

De padres y madres

Bueno, hoy me voy a meter en camisa de once varas. Podrá resultar polémico este post, pero lo expresado aquí es lo que pienso. Seguro que hay gente que lo lee y se sienta atacada porque entra en algo muy personal, pero no es mi intención. De hecho, estoy seguro de que va a pasar aunque no comenten para decírmelo. Leer más…

Navegador de artículos