Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más

Archivo para la etiqueta “sociedad”

¿Qué opina de eso?

—¿Quiere que le diga lo que a mí me haría feliz, Superior Glotka?
—No faltaba más, Señoría.
Marovia dejó caer los cubiertos en el plato, se recostó en su asiento y exhaló un prolongado suspiro.
—Lo que me gustaría es que no hubiera Rey. Lo que me gustaría es que todos los hombres fueran iguales ante la ley, que todos tuvieran voz en el gobierno de su propio país y que pudieran elegir a sus líderes. Me gustaría que no hubiera ni Rey ni nobles, y que el Consejo Cerrado fuera elegido por los ciudadanos y tuviera que responder de su gestión ante ellos. Un Consejo Cerrado abierto a todos, por así decirlo. ¿Qué opina de eso?
—Me parece, Señoría, que es una idea ilusoria.
—¿Y eso por qué?
—Porque la gran mayoría de la gente prefiere mil veces que se les diga lo que tienen que hacer a tener que tomar sus propias decisiones. Obedecer es fácil.

Conversación entre el Superior Glotka y el Juez Marovia. El último argumento de los reyes, Joe Abercrombie.

Engaños

Es más fácil engañar a la gente que convencerlos de que han sido engañados.

Mark Twain

Modos de conducta

Actúa siempre de modo que tu conducta pueda ser considerada una regla universal.

Immanuel Kant

De borregos y Esquiladores

Un lector me preguntó el otro día por mi escepticismo político: mi falta de fe en el futuro y mi despego de esta casta parásita que nos gobierna, sólo comparable a la desconfianza que siento hacia nosotros los gobernados: sin víctimas fáciles no hay verdugos impunes. Siempre sostuve, porque así me lo dijeron de niño, que los únicos antídotos contra la estupidez y la barbarie son la educación y la cultura. Que, incluso con urnas, nunca hay democracia sin votantes cultos y lúcidos. Y que los pueblos analfabetos nunca serán libres, pues su ignorancia y su abulia política los convierten en borregos propicios a cualquier esquilador astuto, a cualquier lobo hambriento, a cualquier manipulador malvado. También en torpes animales peligrosos para sí mismos. En lamentables suicidas sociales.

Arturo Pérez-Reverte en “Conmigo, o contra mí”

Las dos mitades

mascara11

Marina estaba terminando de decorar otra de las cartas de amor que le dejaba a su amado. Una hoja cuadriculada que tenía escritos sus sentimientos y deseos, doblada dos veces, y cerrada con una pequeña cinta de celo. En su carátula estaba dibujando la terraza de una cafetería y un par de personas, sin rostro, sentadas una al frente de la otra y cogidas de las manos.

Cuando hacía eso siempre le echaba la bronca. Sabía que le encantaban las cartas que le escribía, pero no que lo hiciese durante la clase de matemáticas. Él siempre le decía que tenía que atender, que las matemáticas eran muy fáciles cuando se entendían, y para entenderlas había que prestar atención. Sonrió al recordar aquello, y deseó que terminasen las clases para encontrarse con él por la tarde, sentirse libre y dejar de actuar. Leer más…

Puntos de vista

Los que comen bien, duermen bien y tienen buenas casas, posiblemente piensen que el Gobierno gasta demasiado en políticas sociales. Todo es según como se mire.

José Mújica, Presidente de la República Oriental de Uruguay

Cambiar el mundo

Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

Leon Tolstoi

Cambiar la sociedad II

El segundo paso para cambiar una sociedad es ser consciente y consecuente con tus actos.

J. de Groot

Cambiar la sociedad

El primer paso para cambiar una sociedad es cambiar uno mismo.

J. de Groot

Leer más…

Felicidad (I)

Es muy difícil ser feliz continuamente. Si la felicidad es una emoción, forzosamente será transitoria y la mejor manera de ser constantemente infeliz es pretender ser feliz eternamente.

La felicidad no es cosa de la sociedad. Es una aspiración y un deseo individual. A la sociedad le importa un cuerno su felicidad. A la sociedad le interesa que usted consuma y le interesa, además, que piense que el consumo puede hacerle feliz.

Navegador de artículos