Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más

Archivo para la etiqueta “puntos de vista”

El Rey y la Reina

El rey estaba nervioso, excitado, y se le notaba claramente: tenía la risa fácil y todo le parecía gracioso. Hoy era el día en que volvería a conquistar el corazón de la reina, un tanto ausente y distante desde hacía un tiempo. La relación entre ambos se había ido enfriando sin saber él muy bien por qué. Solo sabía que de un tiempo para aquí, todo lo que hacía estaba mal, nada le parecía bien a su reina. No sabía la causa ni cómo había ocurrido, pero estaba dispuesto a enderezar las cosas, a arreglar lo que fuese que estaba torcido.
Miró de reojo a la reina, que tenía su vista perdida en el paisaje, y se imaginó cómo se le iluminaría la cara al ver su regalo.
—Enseguida llegamos —dijo con una sonrisa exagerada.
La reina apenas reaccionó, dedicándole una breve mirada. Leer más…

… y la niña

(Continuación de Él, ella y el frutero)

Cuando sea mayor quiero tener el pelo rojo como tú. Y rizado. No, los papás no están discutiendo otra vez ni se gritan, solo están hablando fuerte.¿Por qué hablan fuerte los papás siempre que se ven? Me gusta tu ropa, con flores. A lo mejor es que como se ven pocas veces luego tienen que hablar muchas cosas. Yo creo que sería mejor que se viesen más para no tener que gritar siempre. Podrían verse más, hablar bien y casarse otra vez, y así vivir todos juntos, como cuando era pequeña, que se querían mucho y por eso nací yo. Qué ojos más bonitos tienes; cuando sea mayor me los cambiaré de color para tenerlos igual que tu.  Y así no tener que ir de casa en casa. Sube al coche, baja del coche. Sube al coche, baja del coche.¿Y por qué no se cambian ellos y me quedo yo? Leer más…

Él, ella y el frutero

—El jueves iba andando por la calle cuando me encontré con mi ex, de casualidad. Me gustaría que hubiese ido con la niña para que viese que tipo de persona es su madre. Me montó una escena en mitad de la calle que parecía la Belén Esteban. Entre sus maneras, sus gritos y su forma de vestir, parecía una puta. ¿Cuándo se volvió así? La gente que pasaba por allí daba un rodeo para no pasar cerca de ella. Fue vergonzoso. Me vino otra vez con la pensión, que tiene muchos gasto, que quiere más dinero y que si no me denuncia. Estoy muy harto. La niña tiene lo que necesita, no le falta de nada. Es a ella a la que le falta y me lo quiere sacar a mí. Leer más…

Navegador de artículos