Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más

Los tres tamices

El joven discípulo de un viejo monje llegó un día a su santurio y le dijo:

—Maestro, un amigo estuvo hablando de ti con malevolencia…

—¡Espera! —le interrumpió el maestro—. Esto que vas a contarme, ¿lo has pasado previamente por los tres tamices?

—¿Los tres tamices? —preguntó el discípulo contrariado.

—Así es. El primero de ellos es la vedad. ¿Estás seguro de lo que me vas a contar es cierto?

—Bueno… se lo escuché a unos monjes…

—Así pues, entiendo que no. El segundo tamiz es la bondad. Esto que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?

—Pues lo cierto es que no. De hecho, es todo lo contrario.

—Comprendo. El tercer tamiz es la necesidad. ¿Es realmente necesario que yo sepa esto que ni sabes si es cierto y que no es bueno para nadie?

El joven negó avergonzado.

—Pues si no es verdad, ni bueno ni necesario, dejémoslo en el olvido —dijo el anciano con una sonrisa.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Los tres tamices

  1. santamayte en dijo:

    Cuantos comentarios gratuitos e innecesarios somos capaces de difundir,sin pararnos a reflexionar en los tres tamices.¿Aún se reflexiona?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: