Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más

El niño que pudo hacerlo

El otro día mi mujer me mandó un enlace sobre un cuento con un trasfondo muy interesante y en lo que suelo hacer hincapié en muchas conversaciones. He querido añadir la fuente, pero al buscarla, me he encontrado con que está publicado en muchos blogs, así que no sé cuál es la original. Lo comparto con vosotros
elniñoquepudohcaerlo

Dos niños llevaban toda la mañana patinando sobre un lago helado cuando, de pronto, el hielo se rompió y uno de ellos cayó al agua. La corriente interna lo desplazó unos metros por debajo de la parte helada, por lo que para salvarlo la única opción que había era romper la capa que lo cubría.

Su amigo comenzó a gritar pidiendo ayuda, pero al ver que nadie acudía buscó rápidamente una piedra y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas.
Golpeó, golpeó y golpeó hasta que con-siguió abrir una grieta por la que metió el brazo para agarrar a su compañero y salvarlo.

A los pocos minutos, avisados por los vecinos que habían oído los gritos de socorro, llegaron los bomberos.

Cuando les contaron lo ocurrido, no paraban de preguntarse cómo aquel niño tan pequeño había sido capaz de romper una capa de hielo tan gruesa.
-Es imposible que con esas manos lo haya logrado, es imposible, no tiene la fuerza suficiente ¿cómo ha podido conseguirlo? -comentaban entre ellos.

Un anciano que estaba por los alrededores, al escuchar la conversación, se acercó a los bomberos.
-Yo sí sé cómo lo hizo -dijo.
-¿Cómo? -respondieron sorprendidos.
-No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo

Anuncios

Navegación en la entrada única

7 pensamientos en “El niño que pudo hacerlo

  1. Tu fan incondicional en dijo:

    “Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Si tienes un sueño debes protegerlo. Si alguien no puede hacer algo te dirá que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve tras ello. Punto.” – En busca de la felicidad –

  2. Celembor, gracias una vez más por compartir esta entrada, y gracias a tu esposa por enviarte el cuento. Ni te imaginas lo maravillosamente bien que me viene para lo que estoy “construyendo” con mis alumn@s en clase. Ya te contaré si nos vemos algún día cuando vuelva a España.

  3. Mundodisco en dijo:

    He leído algún otro relato con una moraleja similar, quitando o poniendo otros elementos. Buen cuento sin duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: