Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más

Ah, la Madre Naturaleza

madre_gaia

El contexto de nuestro colapso

Antonio Turiel

Tras casi cinco años de hacer divulgación sobre los graves problemas de sostenibilidad de nuestra sociedad, y particularmente del caso de la crisis energética, a través del blog The Oil Crash, de les múltiples conferencias que doy y alguna entrevista que me han solicitado los medios de comunicación, he observado que hay una pregunta que la gente me hace repetidamente. Muchas veces comento que si no se toman medidas decididas que rompan con el paradigma irracional y suicida de nuestra sociedad de consumo  -única vía para salir de esta crisis económica sin fin-, este impasse histórico de nuestro sistema económico causará una disfuncionalidad creciente de nuestra sociedad y eventualmente nos llevará al colapso. La idea del colapso, y más aún, del colapso social, era un concepto nada habitual en las conversaciones de hace unos años, aunque ahora se está volviendo un tema recurrente, especialmente desde que la NASA (1) o grandes firmas de intermediación financiera (2) publican estudios sobre el tema. Cuando surge esta palabra, colapso, se suelen producir dos tipos de reacción, una minoritaria y otra mayoritaria. La minoría me pregunta qué es un “colapso social”, a pesar de que más o menos todo el mundo tiene una imagen mental de este tipo de evento (no necesariamente todo el mundo tiene, sin embargo, la misma idea de lo que es un colapso).  La mayoría me pregunta una cosa bien diferente: cuándo sobrevendrá este colapso que yo anuncio.

Cuándo. No todo el que pregunta cuándo se producirá el colapso tiene las mismas motivaciones, pero desgraciadamente casi todos llegan a la misma conclusión: la inacción.

Unos pocos preguntan por el momento del colapso por puro cinismo. No se acaben de creer la veracidad implacable de los datos que yo presento (la producción de petróleo crudo convencional en caída desde 2005 (3), la ruina que es el fracking (4),  la próxima llegada del cenit de las otras materias primas energéticas no renovables y las importantes limitaciones de las fuentes renovables (5), etc) pero son demasiado perezosos como para revisar los datos y comprobar la dura realidad; confían en que algún milagro inesperado nos tiene que salvar, y prefiere reconfortarse con los sueños de abundancia sin límites que se prodigan, cada vez más infundadamente, en los suplementos de color salmón de los diarios dominicales. Quieren un pronóstico de mi parte, sin entender que yo sólo soy un científico y no un quiromante o un tarotista. No hay nada en mi ciencia que me permita pronosticar el futuro minuto a minuto. La ciencia, sin embargo, sí que me permite saber qué no es posible y qué no pasará. De la misma manera que se que cuando lanzamos una pelota al aire volverá a caer a la tierra, sé por ejemplo que no volverá a haber crecimiento económico sostenido sino una caída escalonada, que cada pequeño repunte aparente del PIB durará poco y vendrá seguido de bajadas más fuertes. Sé, también, que la disponibilidad de recursos será, con altibajos, cada vez menor. Todo eso les es igual a los más cínicos: ellos, en el fondo, quieren que “me equivoque” dando fechas concretas, porque así si al final las cosas no pasan en el momento exacto “predicho”, incluso aunque el desfase temporal sea de unos meses, desacreditar todo lo que digo por aquel erróneo vaticinio. O bien, si mis pronósticos de colapso son “muy” lejanos en el tiempo (“muy” en este contexto puede querer decir unas pocas décadas) no preocuparse porque, total, “yo ya no lo veré”. Leer más…

Y si no la leíste, puedes pasarte con esta otra entrada relacionada: planeta finito.

Anuncios

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Ah, la Madre Naturaleza

  1. Mundodisco en dijo:

    Jajajaja, genial la viñeta. El texto que la acompaña tampoco es malo. Mi hermano mayor ya hace algunos años que me viene hablando de la fecha límite de los combustibles fósiles. Y de las teorías del decrecimiento. Pero esto es como el cambio climático: todo mentira.

    • Si, tiene mucho mensaje esa viñeta. Yo, al contrario de ti, pienso que el cambio climático está en marcha y que los combustibles fósiles tienen un límite. Es una cuestión de equilibrios.
      Sobre el cambio climático hay mucha documentación, oficial una y extremista otra, al respecto. Por lo que yo he leído y mis conocimientos de “naturales” me parece factible.
      En cuando a la fecha límite, no dispongo de datos con respecto a si le quedan cincuenta, cien o doscientos años, pero lo que sí me parece de lógica y sentido común es que tienen fecha. Asómate a la ventana y mira la calle, cientos, miles de coches pasando diariamente en tu ciudad. Multiplícalo por las ciudades que hay en tu país. Mucho. Ahora haz lo mismo con el resto de países. Ingente. Y ahora eso, ves sumandolo todos los días. Inabarcable. ¿No te dice tu sentido común que eso puede producir un desequilibrio a medio largo plazo?

      Gracias por tu opinión. Siempre son bienvenidas.

  2. mundodisco en dijo:

    Jajaja cuando digo que lo del cambio climático es mentira es en sentido irónico. Sólo hay que ver las fotos de Groenlandia hace cincuenta años y las de ahora. De aquí a otros 50 años podrás plantar almendros en Groenlandia y vides para hacer vino. Pero espero que el sentido común que dices prevalezca antes de llegar al punto de no retorno. Un saludo nen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: