Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más

Un juego

Te voy a proponer un juego. Tenemos dos cajas negras, opacas, en una mesa, una con el número 1 y la otra con el 2, cada una en dos mesas distintas. Ambas cajas, son iguales, con una ranura en la tapa. Si introduces un billete de 10.000€ en la caja número 1, tras un mes de incubación, te saca por la misma ranura un billete de 10.000€ y otro de 40. Por otro lado, si introduces un billete de 10.000€ en la caja número 2, tras un mes de incubación, obtienes un billete de 10.000€ y uno de 25. La pregunta es sencilla: ¿Dónde introducirías al mes siguiente tu billete de 10.000€?

Algún tiquismiquis preguntará “sisi, ¿pero qué garantías me ofrece cada una de las cajas y qué riesgos hay de que pierda dinero?”
Pues suponiendo que no te miento, mientras no se estropee la caja (titanio con aleación de adamantita) riesgo cero y la garantía de un depósito estándar. Tú dejas ahí el billete un mes y luego sale tu dinero más un plus establecido con anterioridad.
Supongo que antes de 2009 nadie se haría ninguna pregunta más ya que el capital está garantizado y metería el billete en la caja número 1. Yo lo haría.

Hasta ahí todo correcto. Seguimos con el mismo juego, pero antes de introducir el dinero en una de las dos cajas, vamos a abrirlas. En la caja número 1 hay especulación financiera, créditos inmobiliarios, especulación inmobiliaria, mercado de futuros, fondos de alto riesgo, crédito a pymes, créditos personales y finaciación armamentística. En la caja número 2 hay créditos personales, créditos a pymes, financiación a organizaciones locales y créditos inmobiliarios para primera vivienda.
¿Y ahora?¿Dónde introducirías el billete?

De nuevo, el tiquismiquis habla “sisi, ¿pero cómo puedo ver yo lo que hay dentro de esas cajas negras si las tapas están cerradas a cal y canto? Eso no se puede ver”
Bien, mi respuesta es ¿Cuánto interés tienes en averiguarlo?

Anuncios

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “Un juego

  1. El que simplemente tiene interés en averiguarlo, deja sin dudarlo su billete de 10.000 en la caja 2 (incluso aunque no salga el billete de 25). Ni siquiera le hace falta que venga un fedatario público y le certifique lo que hay en el interior de cada caja. En realidad, es algo que se sabe.

    El que empieza a hacer demasiadas preguntas (el tiquismiquis), jamás dejará su billete en la caja 2. Aunque venga un notario y le certifique sus contenidos.
    C’est la vie.

  2. Gran reflexión que comienza como un juego. Falta poner que la primera caja está controlada en su mayoría por chupocteros de partidos, sindicatos y demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: