Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más

Te propongo un juego

Para explicarte esto, te voy a poner como ejemplo algo que leí hace un tiempo en uno de los libros de Eduard Punset, aunque no me acuerdo en cual fue. Cito textualmente:

Tengo una bolsa llena de dinero y usted tiene una bolsa con un objeto que quiero comprar. ¿Qué le parece si le doy mi bolsa con el dinero y usted me da la suya?
Sí, de acuerdo, de acuerdo… Tiene razón: de momento el juego no es muy divertido, pero introduzcamos un elemento nuevo: los dos tenemos la posibilidad de engañarnos. O sea, puede que mi bolsa esté vacía. Y puede que la suya no contenga nada.
El intercambio será simultáneo, de modo que usted y yo no sabremos si la bolsa está llena o vacía hasta que la tengamos en la mano, y al mismo tiempo. Esto ya se pone más interesante.
Supongamos que ni usted ni yo tenemos escrúpulos, que no tenemos sentimientos de culpa por mentir y que sólo nos preocupamos de obtener el máximo beneficio personal posible. Además, nadie nos va a castigar si mentimos.
¿Cuál cree que es la mejor estrategia para obtener el máximo beneficio?
Efectivamente: la mejor estrategia es mentir como un bellaco. Usted me dará una bolsa vacía esperando que yo le dé la bolsa con dinero… Pero no creerá que soy tan ingenuo como para darle la bolsa llena, ¿verdad?
El resultado final no es el que nos gustaría a ninguno de los dos. Eso es lo que la teoría del juego llama “un resultado subóptimo”: usted y yo hemos obtenido una bolsa vacía. Estamos igual que al principio.
Pues bien, su actitud egoísta en el juego de la bolsa dibuja un panorama bastante triste para la Humanidad. Parece que la mejor estrategia individual es ser un tramposo, aunque eso produzca un mal resultado.
Pero, si esto es así, ¿cómo se explica que exista un comportamiento cooperativo? En la Naturaleza encontramos múltiples ejemplos de cooperación entre individuos de la misma especie o incluso de especies distintas: los lobos cazan en manadas, los remeros se entregan al máximo para el éxito del equipo y las abejas indican donde está el alimento a sus compañeros.
Ahora ya lo sabe: es mejor cooperar y se obtienen mejores resultados.
Le propongo que volvamos a jugar al juego de la bolsa. No seamos rencorosos y olvidemos que nos hemos traicionado mutuamente en la partida anterior. La única diferencia es que vamos a jugar ahora de forma reiterada: yo tengo un montón de bolsas con dinero y usted un montón de bolsas con objetos que yo deseo. A largo plazo, la estrategia que más nos beneficiará a ambos es cooperar. Si usted me miente, yo le mentiré en la siguiente jugada, y entraremos en una espiral de juego sucio donde los dos terminaremos perdiendo. Podemos jugar millones de veces a este juego y siempre nos irá mejor cuando seamos honestos.
Aunque el principio central de la selección natural sea la competencia por los recursos, estos sencillos experimentos demuestran que el comportamiento cooperativo emerge espontáneamente porque el beneficio global es mayor que el que produce un comportamiento egoísta.
Quizá no todo sea tan negro como parecía al principio, ¿no?

La forma en que el individualismo (en este caso se puede considerar sinónimo de egoísmo o codicia) nos convence es el siguiente: si hay 1000€ de beneficio, si se reparte entre diez, son 100€, que no es mucho y tampoco te apaña demasiado. Pero si esos 1000€ se reparten entre uno, son 1000€, y eso ya empieza a estar mejor. Las armas del individualismo siempre son mayores a las del colectivismo, pero a la larga se produce un mayor beneficio global (social) cuando la forma de pensamiento es el colectivismo.

La pregunta es: ¿Tú de quién eres? ¿De los que prefieren beneficio propio y cada cual que se apaña? ¿O eres de las que buscan un beneficio colectivo que luego retorna a ti en forma de reparto cuando son los demás los que reparten sus beneficios?

¿Es “malo” el individualismo y “bueno” el colectivismo? Creo que la respuesta corta es si, pero la respuesta larga es no. Pero esto, ya lo vemos otro día.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: