Un café con Leire

Relatos, citas, reflexiones… y alguna cosa más

No son solo palabras

Leire, creo que eres muy impulsiva. Te dejas llevar por el sentimiento, y creo que es mejor pensar las cosas antes de decirlas. Es importante saber cual es la finalidad de lo que dices, qué quieres transmitir, antes de decirlo. Tiene mucho que ver con la actitud que tienes en ese momento. En una misma situación, si tu actitud es conciliadora, te saldrán unas palabras distintas a si tu actitud es agresiva, o defensiva. Por eso la importancia de la finalidad de lo que quieres transmitir. Hay que dedicarle esfuerzo hasta que lo tengas tan interiorizado que salga solo. Y sí, es muy cansao. Pero te aseguro que es como todo. Al principio de hacer las cosas, cuestan un poco (o un mucho), tienes que estar pendiente y los resultados no se ven a corto plazo. Parece que estés perdiendo el tiempo, que no sirva de nada, y más cuando no estás convencida de que pueda funcionar. Pero sí, practicar las cosas hace que termines asimilándolas y haciéndolas sin ningún esfuerzo. Hace ya muchos años, leí en el libro de “Gramática de la Fantasía” de Gianni Rodari el cuento de “El canto en el estanque”:

Si tiramos una piedra, un guijarro, un «canto», en un estanque, produciremos una serie de ondas concéntricas en su superficie que, alargándose, irán afectando los diferentes obstáculos que se encuentren a su paso: una hierba que flota, un barquito de papel, la boya del sedal de un pescador… Objetos que existían, cada uno por su lado, que estaban tranquilos y aislados, pero que ahora se ven unidos por un efecto de oscilación que afecta a todos ellos. Un efecto que, de alguna manera, los ha puesto en contacto, los ha emparentado.

Otros movimientos invisibles se propagan hacia la profundidad, en todas direcciones, mientras que el canto o guijarro continúa descendiendo, apartando algas, asustando peces, siempre causando nuevas agitaciones moleculares. Cuando finalmente toca fondo, remueve el limo, golpea objetos caídos anteriormente y que reposaban olvidados, altera la arenilla tapando alguno de esos objetos y descubriendo otro. Innumerables eventos o microeventos se suceden en un brevísimo espacio de tiempo. Incluso si tuviéramos suficiente voluntad y tiempo, es posible que no fuéramos capaces de registrarlos todos.

De forma no muy diferente, una palabra dicha impensadamente, lanzada en la mente de quien nos escucha, produce ondas de superficie y de profundidad, provoca una serie infinita de reacciones en cadena, involucrando en su caída sonidos e imágenes, analogías y recuerdos, significados y sueños, en un movimiento que afecta a la experiencia y a la memoria, a la fantasía y al inconsciente, y que se complica por el hecho que la misma mente no asiste impasiva a la representación.

Por el contrario interviene continuamente, para aceptar o rechazar, emparejar o censurar, construir o destruir.

Es por esto, que cuando digas algo que no querías decir, o que no has expresado bien, o que la otra persona puede malinterpretar, te recomiendo que inviertas tiempo en buscar las palabras adecuadas para transmitir lo que quieres. Te evitarás muchos problemas y, sobre todo, no le harás daño a personas queridas, no por haber dicho algo de forma impulsiva, sino por no haber dado la explicación reflexionada.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “No son solo palabras

  1. Tu fan incondicional en dijo:

    ¡Cuanta razón tienes!
    Y menos mal que se lo has explicado ya porque suelta sus “ajos” sin pensar en las consecuencias y se nos puede ir de las manos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: